sábado, 26 de noviembre de 2016

Hechos Curiosos del Mundo Bond (IV)




  1. Por utilizar el suelo sagrado del monasterio de Meteora, durante la filmación de "Solo Para Sus Ojos", los monjes del lugar cubrieron su cima con su propia ropa sucia en señal de protesta.
  2. Howard Hughes, un declarado fan de los filmes Bond, puso como condición para ceder su Casino Hotel Las Vegas para ser utilizado en la filmación de "Los Diamantes Son Eternos" se le entregara una copia en 16 mm de la película para apreciarla personalmente sin tener que concurrir a los cines.
  3. A cambio de no obtener la posibilidad de dirigir un filme Bond, Steven Spielberg aplicó a "Los Cazadores del Arca Perdida" todos los tips que tenía pensados para Bond en el eventual filme que hiciera.
  4. Red Grant era en realidad el propietario de un bote de renta que Ian Fleming conocía de Jamaica. el escritor utilizó su nombre para bautizar al antagonista de Bond en "Desde Rusia Con Amor"
  5. Cuando Lotta Lenya, la actriz que personificara a Rosa Klebb en "Desde Rusia Con Amor", enconSean Connertró a Sean Connery en Brodway con motivo de protagonizar una obra allí, le propinó al actor escoces un puntapié en la espinilla tal cual lo exigiera el guión del filme Bond; siendo motivo de broma por parte de ambos actores. 
  6. Sean Connery y Albert Broccoli, el productor de filmes Bond, tenían algo en común: ataúdes. Connery trabajó puliéndolos en algún momento de su vida previo a actuar. Broccoli los vendió antes de ser productor de cine...
  7. Durante la filmación de "Solo Se Vive Dos Veces", los productores pagaron a pescadores locales el equivalente a 100.000 dólares para evitar que los mismos salieran de pesca en sus botes mientras completaban las tomas de su película en el agua.
  8. Durante los preparativos de "Operación Trueno", Albert Broccoli invitó a cenar a Anita Eckberg, una consumada actriz protagonista de "La Dolce Vita" junto a Marcello Mastroianni. En la velada, Broccoli le anunció a la actriz que su esposo, Rick Van Nutter, seria el nuevo Felix Leiter en el filme a punto de rodarse.
  9. Durante la etapa de pre producción de "Vivir y Dejar Morir" se sugirió que Ursula Andress pudiera hacer un cameo de su personaje Honey Rider dado que, como en "Dr. No", la acción se desarrollaba en una isla del Caribe. Sin embargo, se decidió no incluirla debido a que ese personaje tenía un vínculo con un Bond de "otra época", según establecieron los productores del filme.
  10. Los tiburones utilizados en la filmación de "Operación Trueno" que ocupaban la piscina de Emilio Largo, fueron alquilados al Acuario de Miami por valor de 500 dólares por animal. Cada uno de ellos debía ser llevado y traído por un barco cada día de filmación requerido.

viernes, 28 de octubre de 2016

"Westworld" (2016) HBO y Otras Yerbas Anteriores...







Michael Crichton  es un creador notable. Escritor, guionista, director, productor, que de manera silenciosa y aplicada viene teniendo protagonismo en distintos ámbitos de Hollywood o en otros tantos variados vinculados a éste,
Aunque no pude evitar encontrar un detalle en su prolija e interesante producción y referido a lo que tiene que ver con las ideas, sus reformulaciones y sus aplicaciones. Luego de cuarenta y tres años, Don Crichton se repite; utiliza, repite o "linkea", como hoy se suele decir, varias de sus obras con un factor común.
"Westworld" (1973), "Futureworld" (1976), "Jurassic Park" (1993) y "Jurassic Park II" (1997) tienen en común dos cosas y parece ser algo que al multifacético Michael le quita el sueño: fallas de programación y clonaciones defectuosas. En cada una de esas producciones, lo perfecto de los mundos que crea acaba derrumbándose por un defecto insalvable ¿Por qué será?
La única forma que se me ocurre de descubrirlo es entrando a estos "Mundos del Futuro" para entender que era lo que Crichton quería plantear a través de guiones, novelas y películas, todavía hoy futuristas a pesar de la evolución tecnológica y el paso de casi medio siglo.


"Westworld" (1973)


En unos años prodigiosos y esforzados para que la ciencia ficción se reinvente y salte de entretenimiento de clase B a producciones de primera línea, entre 1968 y 1977 no fueron pocos los títulos que aparecieron para lograr ese objetivo.
Con el obvio estandarte de "2001" y la saga de "El Planeta de Los Simios", el camino se fue abriendo en dirección a 1977 cuando "Star Wars" cambiaría todo. Pero justo en el último tramo previo a la redención traída por George Lucas, "Westworld" vino a sumar un aporte importante en esos días.

"Delos" es un parque de esparcimiento futurista que propone entretenimiento adulto programado. Las opciones ofrecidas son placer, aventura, peligro, adrenalina, riesgo, básicamente la idea es complacer a quien contrate un tour por él, todo contenido bajo la supervisión de una monumental maquinaria tecnológica basada en la computación y la electrónica, a principio de los 70´s, las vedettes del momento.
Los visitantes, que abonan una importante suma de dinero en concepto de acceso, tienen la opción de elegir ser parte e interactuar ubicándose en tres momentos de la historia humana: el Lejano Oeste, la Edad Media o la Antigua Roma.
Una vez resuelta la elección, el visitante se mezclara en uno de estos mundos creados artificialmente y poblados de robots humanoides que sirven al del humano "sin dañarlo". La prerrogativa principal es "ningún robot daña a un humano. Sin excepción". No proceden de forma amenazadora, no salen de sus pautas programadas de comportamiento y solo cumplen los preceptos para los que están diseñados: satisfacer todos los deseos de sus creadores (sexuales incluidos, obvio. Es la época de la liberación y de recuperar tiempo perdido) y tienen la garantía de estar permanentemente controlados por un ejército de técnicos que desde laboratorios ocultos trabajan sin descanso para que la diversión funcione.
James Brolin y Richard Benjamin disfrutando del viaje que los llevaría a "Westworld".
Pero como decía un viejo conocido nuestro (Tu Sam) hasta lo más cuidado "puede fallar"... Y falla.
Al principio no es nada notable, solo unos temblores en las manos de los robots que pululan los mundos y se mezclan con los humanos visitantes; pero en un momento dado, un caballero mata a un visitante en un duelo de espadas en el mundo de la Edad Media, una joven se niega a tener relaciones con un cliente en un burdel y luego una serpiente de cascabel muerde a un vaquero en el Lejano Oeste... Todo comienza a desmadrarse y el punto final antes de la tragedia, llega cuando un implacable robot llamado El Pistolero se sale por completo de control y empieza a matar en duelos a sus oponentes humanos.

Un clásico en las series por venir. La revelación del robot
a partir de la remoción de la mascara.

Un grande... Yul Brynner poniendo cara de póquer para personificar
al Pistolero Robótico
Para contener el desastre, los técnicos sellan el parque para que el problema no escape de los límites del lugar. Pero al mismo tiempo condenan a los visitantes a quedar atrapados y a merced de sus réplicas cibernéticas.
Asimov pareciera estar repitiendo la letanía de las leyes enunciadas en su historia "Yo Robot", aquellas que establecían los límites del comportamiento androide para protección del hombre.
"Westworld" es una idea original de Crichton, escribió el guión del filme y lo dirigió. Para el personaje principal de El Pistolero tuvo la inteligencia y el oportunismo de convocar a un actor más que consagrado y que unos años atrás en Hollywood había jugado ya con éxito un papel de pistolero memorable. El actor Yul Brynner, quien en 1960 y 1966 personificara a Chris Larabee Adams, un diestro y resuelto hombre de armas llevar que alquilaba sus pistolas a quien lo requiriera, en una resignificación occidentalizada de "Los Siete Samurais", llamada "Los Siete Magníficos".
Justamente está al caer en nuestros cines una remake de ella.
En "Los Siete Magníficos", Brynner es un frío y certero pistolero que lidera a un grupo de tiradores contratados por pueblerinos para terminar con la banda de forajidos que los oprimen y martirizan.

Richard Benjamin y James Brolin, los protagonistas de la primera versión
del mundo del futuro.
Basado en la marca que este papel tuvo en la carrera de Brynner, y la asociación que el público hacía del calvo actor y la imagen del pistolero, Crichton no dudó en tomar ese personaje y transformarlo en el implacable robot que daba caza a los humanos.
La película se convirtió en un éxito inmediato y con el correr del tiempo en un clásico. Claro que en mucho ayudó el hecho de que solo tres años después, una secuela apuntalara su bien ganada fama.
En "Futureworld" de 1976, los robots y el parque temático Delos (ni más ni menos que un antecesor del Parque Jurásico) volverían perfeccionados, con mayores aspiraciones, pero también con objetivos sórdidos que nada tendrían que ver con el esparcimiento y la diversión ocasional e inocente.

Una imagen clásica utilizada hasta el hartazgo para promocionar el filme por aquellos años.
A Yul Brynner lo acompañan en el reparto Richard Benjamin y James Brolin, en los papeles estelares, Alan Oppenheimer (futuro Dr. Rudy Wells en "El Hombre Nuclear" apenas un año después) es el científico a cargo; un papel que le calzaba justo y repetiría en varias otras cintas. El resto del elenco eran muchas caras conocidas de la época, que el espectador ubicaba más por otros papeles en cine y T.V. que por nombres propios.
Sin duda "Westworld" es uno de los aciertos de la ciencia ficción de esos años que si no conocen deberían ver sin falta.


video



"Futureworld" (1976)


Aplicándose a la máxima "Si Fue Buena Hagamos Otra", 1976 marca el momento de aparición de "Futureworld", en tiempos en que la ciencia ficción ya estaba definitivamente instalada en el gusto y la elección del público y lista para explotar con gran repercución solo un año más tarde. Recordemos que de ese mismo año es "Logan´s Run" o como se la conoció en Argentina, "Fuga En El Siglo XXIII" (ver nota aqui) uno de los filmes más recordados y exitosos de la temporada.


En "Futureworld" el guión se perfecciona y se pone más exigente.
A tono con los tiempos que corren, la ciencia ficción se combina con las teorías conspirativas y de la fusión de ambas propuestas surge la trama, que tendrá puntos de repetición futuros con otra obra del creador Michael Crichton, en "Jurasic Park".
"Delos" se abre nuevamente pero esta vez perfeccionado al extremo de lo que la tecnología permita a ese momento.
En tres años ésta creció y se desarrolló alcanzando nuevos horizontes. Los robots han sido mejorados hasta el límite de lo posible. Nuevas atracciones se han sumado a las tres originales del parque anterior. Ahora no solo se pueden visitar los tiempos del Lejano Oeste, Roma o la Edad Media, a éstos se suman la posibilidad de un viaje al espacio exterior, esquiar en Marte, vivir una fantasía a medida en un mundo diseñado por uno mismo... o hacer realidad esos sueños inalcanzables en la realidad por atrevidos o extremos.
A este renovado centro de esparcimiento llegan dos periodistas cuyo objetivo es encontrarle fallas al nuevo emprendimiento. No creen en la perfección y buscan conseguir "LA" nota que los posicione como los nuevos Pulitzer del mercado.
Así Peter Fonda y Blythe Danner, los actores que encarnan a los intrépidos periodistas, se embarcan en disfrutar de los placeres que Delos ofrece y poco a poco van entrando en el particular juego que este nuevo parque propone. Pero, como sospechaban, no todo es lo que parece y las alertas no tardan en comenzar a sonar. 

Blythe Danner y Peter Fonda, los periodistas que descubren el verdadero
sentido del Nuevo Delos en "Futureworld"
Las sorpresas con las que se encuentran serán bastante más complejas, peligrosas y ambiciosas de lo que suponían en un principio. Inicia así un juego de astucia, una carrera contra el tiempo para lograr no solo escapar del encierro y la muerte segura sino también de alcanzar el mundo exterior para revelar el terrible secreto que el Nuevo Delos oculta.
Blythe se dispone a iniciar la vivencia de su sueño personal.
¿Cuál será...?
Esta propuesta no tuvo a Crichton en algún rol principal de la producción. No al menos en lo que a los registros se refiera; pero es indudable que su mano estuvo detrás del armado y las ideas que sostuvieron al proyecto. Sobre todo pensando que el tema de la clonación presente en "Futureworld" fue la base de su desarrollo en "Jurassic Park" veinte años después, salvando ciertas distancias.
... Adivinen...

"Futureworld" cuenta en los papeles estelares a Peter Fonda y Blythe Danner, otra vez los rostros hartos conocidos no asociados a nombres propios, a quienes acompaña Arthur Hill. Otra vez Yul Brynner como "El Pistolero", Stuart Margolin un actor de mucho trabajo en producciones para la televisión de esa época y familiar para el público y John Fujioka, otro familiar rostro japonés que filmara un recordado capítulo de "El Hombre Nuclear" en su segunda temporada,

...Y bueno. Es tentador eso de "Lo deseas, lo tenes"

Un diseño futurista del afiche del filme. Un estilo típico de esos años.
"Futureworld" fue la primer película en utilizar imágenes generadas por computadoras
que en 1976 eran de tipo experimental, tal como puede verse en la foto.
Bastante diferente de los CGI a los que hoy estamos acostumbrados.


video



"Westworld" (2016)


video



Evan Rachel Wood, la heroína de la historia en el comienzo.
El punto es que todo este prolegómeno anticipa una propuesta recientemente estrenada en HBO y que reflota los viejos preceptos e ideas del filme de Crichton del año 1973, pero con una parafernália de renovaciones, innovaciones e ideas sobre la exacerbación de la fantasía más antigua y ansiada del hombre: el ser creador de un reflejo propio, corporizado en un ser funcional y autónomo. Un alter ego con quien pueda interactuar y sentirse Dios. El legado de Delos sigue vigente.
James Marsden

En 2016 una vez más un mundo de fantasía es creado para dar rienda suelta a vivir nuestras aventuras y nuestros sueños más profundos e insondables. Solo que multiplicados en complejidad hasta el infinito, gracias a los avances (saltos gigantescos diría yo) tecnológicos de las últimas décadas.
"Westworld" en la versión moderna es por ahora un misterio, una historia mostrada de a gotas, mínimos ejemplos de un potente guión, de una historia profunda y creada en diferentes niveles y cuya presentación recuerda a los títulos de "Juego de Tronos".
En los primeros capítulos solo se deja entre ver parte de la trama que no podemos develar todavía.
Sólo decir que la cadencia de su narración es hipnótica y atrapante. Es lenta, pero altamente adictiva debido a la dosificación justa, y hasta mezquina, de los datos que se van soltando en el discurrir de la historia.
Rodrigo Santoro
El guion va y viene. Te muestra una situación y la lleva hasta su final, solo para luego volver hacia atrás varias veces y volver a avanzar en formas diferentes cada vez que reinicia. Entonces ves cómo las distintas variantes de una misma propuesta cambian según se cambian pequeños hechos que hacen que los caminos tomados por los protagonistas sean por completo diferentes.
Es como si salieras de tu casa y tomaras el tren para luego bajar al otro lado de la ciudad y caminar esas cuadras hasta tu trabajo. En el trayecto compras un café, te demoras en una vidriera y de repente un edificio estalla frente a tu mirada. Es el lugar donde trabajas.
Entonces todo vuelve a empezar. Pero esta vez no vas en tren sino en el auto de un amigo que te hará llegar al trabajo en menos tiempo... ¿Será bueno o malo eso?


Así es el planteo de "Westworld" en esta versión 2016 que todavía no exploramos (salvo por su trailer y un par de detrás de cámaras) y que iremos analizando y comentando a medida que los capítulos vayan saliendo a la luz.
Hopkins impecable. Como siempre...
Por lo pronto decir que lo visto hasta aquí promete y mucho. Muchísimo me arriesgaría a decir.
Aquí el equipo que hay detrás del título tiene un peso propio que hace pensar que la calidad está garantizada. Johnatan Nolan es uno de los dos responsables de la serie; lo conocemos de largo dado que siendo el hermano de Christopher ya hemos podido probar su exquisito pulso para lo creativo a través de "Batman, El Caballero Oscuro" "Batman: The Dark Knight Rises" "Interestellar" y un poco antes "Memento".
Ed Harris, el sádico Hombre de Negro. Un personaje que recuerda a algunos de Stephen King...
También cuenta con un exitazo televisivo como lo fue "Person of Interest" la genial serie en la que nos mostraba lo fácil que era tenernos vigilados a través de toda la tecnología que tanto reverenciamos y de la cual somos prisioneros. Sus créditos lo anteceden como escritor, director y productor de variados y excelentes productos televisivos y cinematográficos.
A ver, por si hace falta ponerle más nombres a la marquesina... Nolan es el responsable junto a Lisa Joy, una joven y talentosa guionista, de la historia y los guiones de componen los diez capítulos en los que "Westworld" se divide. También dirige dos de ellos y cuenta con la colaboración del propio Michael Crichton en el desarrollo de la historia general y de los guiones en particular.

Los efectos visuales de "Westworld" son sorprendentes, no obstante lo que la tecnología
nos tiene acostumbrados.
Apoyado por J.J. Abrams y Jerry Weintraub en la producción (lo cual no es poco decir) el elenco que propone la serie a lo largo de sus diez entregas es inmenso, tanto en extensión como en nombres. Son más de 250 de ellos que pasan por la serie jugando diferentes papeles y si bien los principales son nombres rutilantes, los de segunda línea servirían para encabezar y protagonizar más de una producción.

Los protagonistas principales son Evan Rachel Wood a quien conocemos de series como "C.S.I", "The West Wing" y "True Blood" en T.V. además de filmes como "The Wrestler", "Across The Universe", Thirteen" y "The Ides of March" y James Marsden, el conflictuado Scott "Cyclops" Summers de la Saga X-Men.
Detrás de ellos se encolumnan nada menos que, de pie señores, Anthony Hopkins y Ed Harris, en papeles de peso, relevantes y marcados con toda la historia y el talento de estos dos grandes del cine, acompañados por Jeffrey Wright, Thandie Newton, Luke Hemsworth, Sidse Babett Knudsen, Rodrigo Santoro y Gina Torres por nombrar solo algunos.

Iremos viendo que nos depara esta muy buena propuesta de HBO que aún no conocemos y que comentaremos a medida que los capítulos, 10 en principio, vayan estando disponibles.
Inició 2 de octubre y a la fecha van por el cuarto, proyectando finalizar a principios de diciembre.
Para más datos ver el sitio oficial del programa.


video

sábado, 15 de octubre de 2016

Recorrido Fotográfico Por la Vida de James Bond




De lo que se trata esta nota, es de llevar al lector (a través de imágenes) a un recorrido por los distintos filmes Bond y mostrar ciertos detalles generalmente ocultos a lo que se ve en pantalla.
De tal forma, encontraremos rarezas, curiosidades, datos desconocidos y todo lo que esta detrás de lo que en última instancia disfrutamos que es la película en sí.
El punto es que más de una vez nos preguntamos ¿Es esa una localidad real o es un efecto visual? ¿Ese aparato es real? ¿Cómo lograron hacer esa toma?
Bueno, tal vez a partir de las siguientes fotografías algunos de esos interrogantes queden resueltos...




Una perlita... El afiche italiano del filme Bond de
1973

Pocas cosas me resultan más difíciles al momento de ver una película que obviar su idioma original. Verlas dobladas en lenguas que no les corresponden me parece inaceptable (opinión netamente personal, sin juicios) dado que toda la esencia del idioma original le imprime un sello irreemplazable.
Y no me deja de asombrar cuando veo el original llevado a otros distintos.
Tal es el caso de este afiche que encontré y me llamó la atención.
¿Se imaginan a Connery hablando italiano con M y cambiando el típico "shesheo" de su escocés acento por una tonada palermitana, turinense o romana? Yo no. Por eso mi sorpresa y sonrisa cuando veo una misión de 007 escrita en italiano...



Del mismo filme es la imagen de abajo. En el clímax de "Vivir y Dejar Morir", Bond es hecho prisionero en las cuevas subterráneas de Sanit Monique, la isla caribeña de donde es originario Kananga o Mr. Big, el villano de turno.
Allí, 007 descubre un sistema de embalaje para sacar la droga fuera de la isla por medio de contenedores estancos que son llevados bajo el agua. Al ser atrapado, su equipo de buceo y los gadgets correspondientes quedan en manos de los malos. Entre las cosas que Bond lleva consigo hay una pistola que dispara unos cartuchos de gas anti tiburones. El proyectil penetra el cuerpo del animal, libera el gas, y lo hace explotar en mil pedazos. Dramático, pero efectivo de manera devastadora.
A punto de ser sumergido para que lo devoren los tiburones de Kananga, Bond se libera gracias al Rolex con sierra incorporada, salta de la plataforma en la que se hallaba atado y se trenza en lucha cuerpo a cuerpo con Mr. Big. Momentos antes, mientras el villano da su discurso explicando sus planes total Bond es hombre muerto en minutos más, éste utiliza otro recurso del reloj y atrae hacia sí uno de esos proyectiles.
Estando bajo el agua en la continuidad de la lucha, Bond se lo hace tragar a Mr. Big y éste termina contra el techo explotando en mil pedazos...
La foto en cuestión muestra a un técnico de efectos especiales trabajando en la versión latex del actor Yapett Koto que será utilizada poco después en la filmación de la secuencia.
La pregunta es... ¿cómo no quedan Bond y Solitaire regados de tripas y sangre del cuerpo explotado?
Vean la secuencia...


video




Preparando una réplica del actor Yapett Koto
quien personifica al villano Mr. Big en
"Vivir y Dejar Morir"


George Lazemby hace un alto y se toma un merecido descanso durante la filmación de "Al Servicio Secreto de Su Majestad", única película que hizo personificando a 007 y que recién en años cercanos ha sido reivindicada como un buen filme Bond.
Para el desarrollo del cuerpo central del filme, el equipo de producción y el elenco debieron trasladarse a las instalaciones del Piz Gloria, un complejo construido en la cima de la montaña que contiene un excéntrico restaurante y que fue utilizado para representar el centro de investigación médico del villano de turno, jugado en esa ocasión por Telly Savallas.

Más abajo se puede apreciar una notable imagen del complejo tal cual se lo ve hoy...

George Lazenby (007 en "Al Servicio Secreto de Su Majestad"
hace un alto en la filmación y descansa junto a una de sus
compañeras de filmación





La Pequeña Nellie, el autocóptero que utiliza James Bond
en un pasaje de "Solo Se Vive Dos Veces".
El artefacto es un aparato volador real cuyo dueño ha
realizado exhibiciones alrededor del mundo desde el
estreno del filme. El Comandante Ken Wallis, veterano retirado de la
Royal Air Force (RAF) es el diseñador, propietario y principal
operador del vector denominado "Little Nellie"

Vista real del lago que en el filme simula la entrada de
la guarida de Blofeld en "Solo Se Vive Dos Veces"

Placa que recuerda y agradece la colaboración
 a la bahía de pescadores utilizada para
las filmaciones de "Solo Se Vive Dos Veces"





Se montan los escenarios para llevar a cabo
las tomas submarinas de "Operación Trueno".
Éstas corresponden a las secuencias de la acción posterior
al hundimiento del Vulcan de la RAF, secuestrado
con dos armas nucleares a bordo








miércoles, 28 de septiembre de 2016

¿Cómo se Hizo "Tiburón" ("Jaws" - 1975)? Parte 2




La crítica que salió en la revista "Newsweek" posterior al estreno de "Tiburón"



La idea original de "Tiburón" comenzó en 1971, cuando su autor Peter Benchley imaginó
una historia acerca de un gran tiburón blanco basado en un hecho oído de su abuelo.
Para abril de 1972, Benchley tenía los cuatro primeros capítulos de la historia y el libro completo fue entregado a su editor en enero de 1973.
Para ese entonces, dos productores se abocaban al firme propósito de hacerse de los derechos del libro y convertirlo en filme, aún cuando la historia no había salido a la calle editada ni se sabía que efecto tendría en el público.
Richard Zanuck y David Brown cultivaban estrechos vínculos con los Estudios Universal, uno de los más célebres de la industria del cine. Como empresa productora, Zanuck - Brown se encargaba de hacer las películas que Universal distribuiría, participando ambas partes en un complejo y equilibrado juego de riesgos y beneficios. Cada uno ponía lo suyo y, a su tiempo, también lo retiraba; hablo de trabajo, metraje de cine y cobro de beneficios en metálico contante y sonante por cada película filmada.
Pero lo que estaban por iniciar, aún no se había escrito como producción en los anales de Hollywood. Ni "Lo Que EL Viento Se Llevó" ni "Ben Hur" ni "Los Diez Mandamientos" habrían de traer tantas complicaciones y dolores de cabeza a un estudio y su productora... Tampoco las enormes recaudaciones de taquillas que el filme logró a la postre habían sido registradas hasta ese momento...





De las páginas al celuloide - Un duro y complejo viaje.


Cuando se dice que "Tiburón" cambió a la industria del cine, es textual. Hasta ahí la dinámica era una cosa y posterior al filme todo se convirtió en otra cosa. Se empezó a hablar de taquilla, de promoción y marketing, de mercadeo y negocios paralelos (juguetes, ropa, elementos de deportes como natación y buceo) y se empezó a pensar que era hora de forzar los límites de la tecnología, de los efectos especiales y en general de la manera en la que Hollywood imaginaba sus producciones.
Spielberg, el futuro director de la película, y un buen amigo suyo, un tal George Lucas, con sendos trabajos que firmarían, serían los principales artífices de ese cambio que llega aún hasta nuestros días.

Luego del éxito de "El Golpe" las siguientes producciones del binomio Z-B no venían con buena estrella; en la crítica encontraban buen eco, pero en las taquillas reflejaban frustración. Debían analizar con sumo cuidado como encararían la producción de "Tiburón".
A mediados de 1973 se reunían en el sur de Francia con Peter Benchley, quien estaba trabajando a pleno sobre el guión del filme, y con un joven director de 27 años cuyas únicas dos experiencias en trabajos detrás de cámara le habían dejado con una muy buena imagen, pero con poca repercusión a nivel recaudación, como le ocurría a Z-B.
Steven Spielberg, de él se trataba, no había sido elegido en un primer momento como el hombre a contratar. Si bien se había topado con el libro de casualidad y de inmediato sintió una terrible atracción por el desafío, los productores pretendían poner tras las cámaras a un profesional mejor experimentado, sobre todo a la hora de acelerar el paso y reducir tiempo de filmación y gastos, a la vez que dirigiera con mano de hierro a técnicos y actores a fin de que el proyecto no se descarriara.
Pero no fue fácil convencer a los nombres consagrados de hacer tándem con un escualo como protagonista del filme. Así fue que miraron hacia el lado de Steven y lo subieron al tren con ellos.
Los protagonistas de "Duel"
Spielberg venía de filmar "Sugarland Express" para cine y "Duel" para la T.V. americana y justamente se hallaba en Europa promocionando ésta última, dado el interés que había despertado para el público del viejo continente.
Su argumento era de lo más rudimentario, pero el tratamiento que el director le dio a la acción revelaron a la película como original, distinta, y el público la eligió y aclamó por ello.
Un sencillo vendedor decide iniciar un viaje hacia el oeste americano conduciendo su auto a lo largo de todo el trayecto. En el camino hace su aparición un monstruoso camión que comienza a seguirlo insistentemente, para luego acosarlo y por último tratar de arrollarlo y quitarlo de la carretera por todos los medios.
¿Locura? ¿Psicosis? ¿Venganza? Nadie lo sabe, y es en eso donde radica el mayor interés del filme, que terminó siendo bendecido por crítica y público. Así fue entonces la historia de cómo el futuro papá de Indiana Jones se hizo cargo de domar a un gran tiburón blanco de casi diez metros de largo y hacer con él lo que quiso.

Empiecen de una vez...


A inicios de 1974 comenzó a armarse la producción del filme de manera formal. Los planteos se centraron entonces en el protagonista principal de la historia, el tiburón.
Z-B pensaron que la combinación de elementos recurrentes en la industria resolverían el tronco principal de la filmación: miniaturas, maquetas, muñecos, tomas submarinas hechas por documentalistas que luego se editarían y material de archivo sobre tiburones sería la materia prima de la cual se nutrirían para resolver el principal eje de la historia que sería contada.

Esta toma, sin trucaje, da una idea de comparación de tamaño
entre un gran blanco y un humano.
Pero no tenían idea de cuan lejos estaban de resolverlo.
Con el erróneo ejemplo de la larga historia que Hollywood tenía de animales amaestrados actuando en pantalla, los productores arrancaron pensando en pequeño respecto al animal con el que deberían lidiar.
Si se entrenaban delfines, perros, caballos y hasta gaviotas, a fin de utilizarlos en sus producciones, ¿qué tan diferente podría ser lograr lo mismo con un tiburón? Mucho. Muchísimo. No tenían ni idea de en lo que se estaban metiendo...
El gran tiburón blanco no era solo el protagonista principal de la historia. También es el más rudimentario y salvaje de toda la familia de escualos que nada en los océanos del mundo. Básicamente un gran blanco se ocupa de dos cosas: procrear y devorar. Su
Los "storyboards" son dibujos que ilustran
cómo pretenden ser las tomas
a filmar por el director. 
reducido cerebro no analiza otra cosa más que eso. Si además, tenemos en cuenta que su cautiverio es altamente improbable de llevar a buen término, con ésto los productores podían empezar a despedirse de la idea de un tiburón entrenado.
Entonces, primer gran cuestión... ¿Cómo resolverían el problema?

Joe Alves era el director de arte designado para el proyecto "Tiburón". Básicamente, un director de arte tiene la tarea de hacerse responsable por todas las imágenes de un filme y la coordinación de todo lo que debe aparecer frente a cámara, es decir en pantalla.
Si un avión cruza el cielo nocturno, el director de arte se encarga de montar lo necesario para hacerlo, sea en un truco o filmando tomas reales. Lo mismo que si hay que saltar de un puente, correr a campo traviesa o recorrer grandes extensiones de terreno sobre un camello: el director de arte logra que el planteo del guión se convierta en la imagen que el director quiere lograr y que luego el espectador ve en el cine.
Sabiendo que debería vérselas con un animal marino, Alves partió de la lógica que el trabajo requería y comenzó a entrevistar expertos. Se reunió con ictiólogos, oceanógrafos, naturalistas, directores de documentales, toda persona que tuviera experiencia de primera mano con tiburones era de interés de Alves. Y allí mismo comenzó a encontrarse con tropiezos.
Estos pertenecen al propio Joe Alves
Cada uno le dejó claro que si su idea seria conseguir un gran blanco que hiciera algo de lo que él necesitara, estaba por completo errado. Los grandes blancos, ni ningún otro escualo, funcionaban así.
Sin desalentarse, después de todo era solo el primer round en la pelea, Alves siguió con la lectura de libros y la investigación de los hábitos del animal, al tiempo que se reunían con Spielberg y empezaban a delinear que era lo que pretendían del animal.
Con el correr de los días comprendieron que estaban frente al primero, gran, enorme y complejo problema de todos los que deberían sortear: si querían un tiburón capaz de seguir las órdenes del director, deberían construirlo...

Lo primero que Spielberg pidió entonces fue conocer de primera mano que hacía y como se movía un gran blanco. Para ello se contrató a Ron y Valery Taylor, un matrimonio australiano expertos en tiburones que se dedicaban a la filmación de metraje documental para naturalistas.


Ron y Valerie Taylor
Ni bien recibieron las pautas de lo que el director necesitaba, los documentalistas echaron por tierra otra de las necesidades de la producción. Un tiburón blanco de 26 pies como describía el libro (unos ocho metros de largo) si bien era probable encontrarlo, no eran de los que abundaban. Lo normal era hallar ejemplares que rondaran los 15 pies (4.56 mts.) en los arrecifes australianos, con lo cual sería tarea de la producción pensar cómo se vería en pantalla 10 pies más largo el tiburón estrella que apareciera.
El director de arte Joe Alves jugando con un modelo de "Bruce"
La respuesta fue tan simple como ocurrente: si no encontramos un tiburón lo suficientemente grande, encojeremos todo lo que pongamos a su alrededor. Buzos, equipos, cosas, serán reducidas en su tamaño normal para que el escualo que se filme parezca más grande.
Alves posa junto al tiburón en los inicios de su construcción
Para ello contrataron los servicios de un doble muy conocido, que ya había trabajado en infinidad de películas sustituyendo a niños en escenas difíciles o reemplazando a jóvenes indios que caían de sus caballos. Carl Rizzo, el doble en cuestión, era originalmente un jockey que entró al negocio del cine por error o casualidad. Lo cierto es que para las necesidades de Spielberg, el tipo vino como anillo al dedo.

Las principales escenas que Rizzo debería filmar, serían las relacionadas a la interacción de Hooper, el oceanógrafo encarnado por Richard Dreyfuss, y el tiburón, las cuales eran pocas y puntuales sobre el final del filme.
Para ello se adecuó todo el equipamiento en torno al doble al tamaño y complexión física de éste. Utilizó un traje de buzo para niño, incluidos tanque de aire y neoprene; se construyó una replica a escala más pequeña de la jaula para tiburones que se ve montada sobre la cubierta del barco y así se fue resolviendo el primero de los muchos traspiés que salieron al cruce de la producción.




El tiempo que le llevó a Rizzo completar la filmación requerida fue por demás accidentado. Primero porque su experiencia como buzo era nula; hubo que entrenarlo en lo rudimentario de la actividad para que pudiera lograr con soltura las tomas necesarias.
Paralelo a eso, debió sortear un peligroso par de imprevistos surgidos durante la filmación. En una ocasión, el cebado de los alrededores del lugar de filmación fue excesivo por lo cual muchos más tiburones de los necesarios se arremolinaron alrededor de su jaula, quedando éste a merced de los escualos hambrientos sin poder filmar una toma.


Valerie también quiso su foto con "Bruce", así se conocía al tiburón entre los integrantes del equipo de producción.
(fotografía propiedad de Caters News Agency)
En otra oportunidad, los escualos se descontrolaron y empezaron a arremeter contra la jaula y hubo que subirla a superficie de apuro, con el consiguiente ataque de pánico del pequeño actor.  
Curiosamente, el nombre del dedicado doble no aparece en los créditos de filmación que se hallan en la IMDB, como parte integrante del elenco o el equipo de trabajo de "Tiburón".
De esta forma, en ningún momento el actor Richard Dreyfuss interactúa o está siquiera cerca del animal. Salvo cuando se encuentra con uno colgado en el muelle... del cual hay una interesante anécdota que se contará más adelante.

martes, 20 de septiembre de 2016

Hemos Visto... "Miedo Profundo" ¿A Quién Le Da Miedo Este Bódrio?



Por ahora... Es todo lo que hay. Ahí se las deberá arreglar la rubia para sobrevivir al escualo.


Ver la leyenda... 40 años y nos seguimos colgando de "Jaws"...
Justo cuando estoy haciendo una revisión de la película que cambió la historia del cine, hay alguien a quien se le ocurre venir con una historia de rehén marino.
Básicamente eso es "Miedo Profundo", una historia simple en la que una chica queda varada a 200 mts de la playa en una parte recóndita de la costa mexicana; precisamente, la referencia del título original "The Shallows" hace mención a las partes poco profundas circundantes al lugar donde la chica va a surfear. Y ya desde el inicio arrancamos con cuestiones poco claras.

"Lo que pasó en la profundidad...
... ahora esta en los bajos"
Sean originales muchachos...
A nadie se le cae una idea.
Primero, al llegar al lugar, el local que la lleva pregunta cómo va a volver. Oscurecerá pronto, sin embargo la joven no solo se queda sino además se mete al agua, se pone bronceador y tiene tiempo de charlar con un par de colegas que le echan el ojo e intentan unos tiritos.
Después, si observamos el lugar donde se internan en el mar, ella y los chicos, lo que menos parece es un lugar de grandes olas... Sin embargo ahí aparecen algunas que son viables de montar. Luego en un momento hasta aparece una por la cual el carilindo de turno va haciendo un túnel, en la típica maniobra de ir recorriendo el rulo de la ola que se envuelve sobre sí misma y él va acariciando el agua... Y entonces pienso... ¿No era que el lugar se caracterizaba por los bajos fondos? ¿Tanta ola se arma? Dejémoslo pasar...

Cuestión que la chica no solo se queda cuando la pareja de surfistas se va, además insiste en ver el anochecer en la playa, con lo cual la situación para la catástrofe se abre como una flor en la mañana.
En una toma desde arriba, el mar se ve cortado por el paso de la tabla y la surfista, y debajo de ella la sombra del tiburón, enorme, cruzándola de lado a lado.
Es obvio que nada bueno viene. Chapoteo va, chapoteo viene, en un momento determinado el bicho se decide y la topetea tirándola de la tabla y yendo al hueso para engullirla. Y acá arranca otra historia.
Cualquier similitud con Flipper es mera coincidencia.
¿Que quién es Flipper...? ¡Averigüen!
Primero tiene la suerte de sobrevivir a una brutal dentellada. Supongamos que si. Hay documentación al respecto que avala la supervivencia de gente que tuvo un Dios aparte para estos casos. El tema es que a partir de ahí deberá luchar con la hipotermia, la pérdida de sangre, la infección de la herida y el ultra veloz desarrollo de una gangrena en ciernes ¿Es tan así? No soy médico. Desconozco de esta cuestión; pero sí se de buceo y nunca vi que en el curso de una mañana a una noche una pierna se pudra por una herida...

¿Sobrevivirías vos a una dentellada de esas?

Más allá de detalles, si bien la película "entretiene" (a los 20 minutos me dediqué a saltarla para ver como terminaba) no tienen nada de lo que en otros tiempos "linkeaba" a estas producciones baratas con el modelo original a seguir (Lease "Tiburón") fundamentalmente porque se hace hacer a estos animales cosas que no hacen, y pareciera que a pesar de invertir millones en estos proyectos a nadie se le ocurre tirarle unos mangos a un oceanógrafo para que asesore sobre cuestiones técnicas.


No se confundan, no quiere mostrar. Es que no había neoprene de su talle...
Tuvo que aguantar con uno más chico

Hacete la linda que me gusta...!
Lo único que diré al respecto es que un tiburón no es un delfín. Vean la diferencia de la cola de cada uno... uno puede saltar y el otro no ¿no adivinan el por qué? Averigüen, no sean vagos. Es preferible estudiar un poco de biología marina a perder el tiempo viendo a una rubia semi desnuda haciéndose la linda con una mico biquini, trayendo excusas melodramáticas para darle a la historia un poco de sentimentalismo y viendo cómo un escualo hiper inteligente hace piruetas raras de aquellas que nunca veremos en un documental de Nat Geo o Discovery... simplemente porque, como dije, los tiburones no hacen eso.