viernes, 30 de enero de 2015

Una Genialidad (II)

Hace un tiempo (agosto 2013) subí una publicidad de VW que me pareció genial por lo creativa y por la inocencia que su protagonista transmite.
Encontré que ésta era parte de una campaña mayor que VW había encarado, principalmente para enviar un mensaje claro a los niños respecto de cuidar el planeta y tomar conciencia sobre el desgaste al que lo sometemos.
Explicar mucho cuando las imágenes son tan claras, no tiene sentido. Así que a mirar, divertirse y comentar que les parece.


VW Dark Side Part I



video


VW Dark Side Part II


video

viernes, 23 de enero de 2015

"El Espía Que Me Amó" (1962) - ¿El libro del que Fleming se arrepiente?

Cubierta de la edición original de libro lanzado por Johnnatan Cape en 1962



La muerte del actor Richard Kiel, quien personificara a "Mandíbulas" en dos filmes Bond, dio pie a una extensa nota sobre el filme estrenado en 1977 en un blog amigo (ver detalle aquí)
Supuestamente, el filme lleva el mismo título que la novela.
Salvo un detalle.
Cuando tradujeron para Latinoamérica el título, haciendo específica referencia al personaje de Barbara Bach, se lo conoció como "La Espía Que Me Amó".
Cuando en realidad el título original de la obra de Fleming, es MASCULINO, y hace referencia a "EL Espía Que Me Amó"
¿Por qué es así?
Lean esta nota y sorpréndanse viendo como Fleming introdujo una original vuelta de tuerca a la forma de narrar las aventuras de 007.
Cubierta de la versión más actualizada
de la novela, donde se observa una estética
más moderna e insinuante.
Aunque sea por una sola vez.



Una fórmula consagrada.


A lo largo de los años Fleming definió un estilo y una forma al momento de contar las historias que lo hicieron famoso en el mundo entero.
Su estilo y sus historias fueron criticados, despreciados y hasta ridiculizados por diferentes estratos del mundo literario. Definitivamente Fleming, al contrario de lo que siempre se creyó, no era un Bon Vivant de gustos refinados, glamour y buen gusto. Pero vayamos a lo escrito.

Con menor o mayor variación, una típica aventura de James Bond inicia cuando algo llama la atención del Cuartel General del MI6 en Londres y el primer teléfono que suena es el de M; acto seguido Bond es convocado y puesto al tanto de la nueva amenaza y sus detalles, tras lo cual se desplaza hasta algún lugar exótico y pintoresco desde donde comenzará la observación de la situación.


Cubierta de la edición que Bruguera hizo
en los primeros setentas
El siguiente paso es acercarse al villano, confrontarlo o descubrir donde se esconde, para luego darse una vuelta por sus dominios en horas nocturnas y escapar por los pelos cuando esta a punto de ser atrapado.
Tras esto, es inevitable la aparición de la chica de siempre con la cual Bond se enredará y sellará un vínculo momentáneo que servirá a sus propósitos. Después el villano descubrirá todo y acelerará sus planes.
Por un lado aprovechará a usar a la chica como carnada para atraer a Bond; por otro, maquinará un plan cruel y sádico al extremo para deshacerse del agente, quien no podrá resistir el conjugar salvar a la Corona y a la chica para regocijo y tranquilidad de todos.
Esto es a lo que Fleming nos acostumbró a lo largo de sus siete primeras historias.

En la octava recién ensaya la primera variante.
Tal vez aburrido por lo repetitivo del método elige, en lugar de narrar la aventura dentro del esquema convencional, elige abrirle al lector algo más de Bond y de su vida introduciendo cinco historias breves que son totalmente diferentes de lo que hemos visto hasta aquí.
"For Your Eyes Only", tal es el título de la recopilación, remite a una clasificación de alto secreto de material de inteligencia que solo puede ser visto por ciertas personas autorizadas de manera específica.
En la versión de Editorial Albon de Medellín, Colombia, y su subsidiaria Albon International de Panamá, el libro se conoció, para Latinoamérica, con el título "Confidencial - Cinco Momentos Secretos En La Vida De James Bond".
Cinco historias breves, o no tanto ya que el libro consta de 173 páginas, hilvanan distintos momentos en los que a Bond se le asignan misiones simples, acotadas, rutinarias se podría decir, que podrían ser llevadas a cabo por cualquier agente; pero por algún motivo en particular le tocaron en suerte a él.
Cubierta de la edición de Albon, del libro de mi propiedad
De éstas salen las líneas argumentales y elementos que sirvieron para armar los guiones de varias películas por separado.
"Solo Para Sus Ojos", "Octopussy", "En La Mira De Los Asesinos", "Su Nombre Es Peligro" y "Quantum of Solace" fueron los títulos que utilizaron ideas, situaciones, personajes o conflictos para montar sus propios guiones, ninguno de los cuales fue tomado tal cual de la pluma de Fleming

En la novena entrega, "Thunderball" (Operación Trueno) de 1961, el autor retorna a las fuentes en el que, a mi juicio, es uno de los mejores libros que tiene la saga.
Entonces, cuando todo parecía volver a la normalidad, Ian elige patear el tablero en la siguiente entrega y casi que pasa a Bond a retiro para dedicarse a contar las desventuras de una británica a quien el amor no ha tratado demasiado bien.
¿¡Cómo!? Sí. Así como se lee.
Estimados lectores, invito a que en la siguiente nota conozcamos a la Srta. Vivienne Michel, la pobre chica que creyó que James Bond la había "amado" y cuya situación dio título al libro número 10 de Ian Fleming.


viernes, 16 de enero de 2015

¿Quiénes Eran "La Familia Telerin"?







Originalmente en España y unos años más tarde aquí en Argentina, esta banda de chiquitos marcaron el fin de la jornada televisiva de los niños en varios países latinoamericanos durante parte de la década de los sesentas.
En nuestro país ademas, estuvieron presente en la revista "Anteojito" y los hemos tenido entre nosotros de pequeños en infinidad de formas y colores.
Cabezas de muñecos para títeres, figuritas, discos reproduciendo canciones variadas (desde la que te mandaba a la cama hasta el feliz cumpleaños) muñequitos de goma y plástico, a los que se les saltaba la pintura, y algunos otros elementos como relojes, lapiceras, cartucheras y cuadernos contenían las simpáticas siluetas de los seis hermanitos que mandaron a la cama a varios miles de niños a lo largo de los años.

Creados por José Luis Moro Escalona en 1964, "La Familia Telerín" aparecía como separador en la T.V. española que los lanzó para marcar el fin del día televisivo de los niños. En él, Cleo encabezaba el desfile que indicaba el camino a la cama a las 20:30 en invierno y a las 21:00 en verano.
La melodía y la letra es recordada aún hoy en día por gran parte de la gente que nació por 1960; de hecho, en el cincuenta aniversario de la televisión española fue el recuerdo más mencionado por la gente.
Lamentablemente, en el día de ayer se informó del fallecimiento de Don Moro Escalona, noticia de la cual me enteré vía "La Cosa Cine".

En nuestro país no estuvieron tan presentes ni por tanto tiempo. Los chicos habían elegido a otros personajes que entraron con mayor impacto. Los productos de García Ferré fueron los que dominaron el entorno; detrás de ellos fue el Topo Gigio de la mano de Juan Carlos Mareco (Pinocho) y también de Canela (la de Colectivo Imaginario) quien impactó de forma contundente en el mundo infantil.
No obstante eso, seguro que si hacemos un poco de memoria y video mediante, todos recordarán la famosa canción con la cual nos hemos ido a la cama varias veces.
De hecho, poco después de Cleo y su pandilla, fue el propio Topo Gigio el que pedía el besito de las buenas noches a las 22:00 en punto para irse a la cama.
El pequeño orejon de ojos alegres y voz chillona de acento italiano destronó definitivamente a la española y sus hermanitos.
Para colectar más recuerdos de este tipo, recomiendo visitar los links que cito a continuación...
Y que lo disfurten..




video

miércoles, 14 de enero de 2015

Feliz Cumple Linda ...


Cosas que siempre es bueno volver a decir... Más en días como estos.

video



Cosas que son buenas de reafirmar, recordar y afianzar, en días como estos.

video


... Y cosas que son lindas de regalar 
porque se lo mucho que te gustan y son muy 
íntimas, personales y muy especiales.
Te Amo.


video

viernes, 9 de enero de 2015

Como Superhéroe... Ray Collins - El Hombre De La Doble Personalidad.

Al momento de escribir esto, mi estimado lector, yo estoy en posesión del conocimiento total de lo que aquí voy a exponer, pero usted no.
Por ello creo justo el ir llevándolo por un recorrido de hechos que, encadenados, terminarán por armar el cuadro completo y usted lo entenderá todo.
Decía un sabio viejo (y viejo sabio también) el Padre José Kentenich... "La obra de Dios es como un tapiz visto por el reverso. No comprendemos su trama ni la imagen que esconde. Pero cuando se voltea, todo esta en el lugar que corresponde y la visión se revela clara..."
Tenga fe lector, que así será también en éste caso.



Septiembre de 2014

Estoy buscando un ejemplar de "El Periódico del Barrio" (una publicación que utilizo a menudo en mi trabajo alternativo al de escritor...) el de septiembre, y no lo ubico por ningún lado.
No quedan ejemplares en los kioskos. Y recurro entonces a Internet. Pero no es lo mismo.
Es más, presentado así no me sirve... aunque...
Ya que estoy acá ¿Qué pierdo si recorro un poco el sitio?
Busco títulos acá y allá, hasta que uno me llama la atención. "Retrato De Un Hombre Invisible".
Es uno de esos que cada tanto a los escritores nos gusta sacar de la galera: contienen una paradoja imposible de resolver y nos parece "cool", como dicen los chicos ahora.
Fotografía que ilustra la nota de "El Periódico del Barrio"
Propiedad de Marcelo Benini y/o El Periódico.
Entro de fisgón no más y la primer línea que leo me paraliza la voz y el cuerpo.
En menos de tres segundos, asocio cuatro datos que me hacen estallar el cerebro.
El nombre de una persona que no conozco y su foto. El nombre de un guionista de historietas a quien seguí a rajatabla a partir de 1974 y hasta bien entrada mi adultez (¡es el de la foto!) y la cita de que es vecino del barrio y vive a no más de quince cuadras de donde yo mismo vivo.

Es como descubrir la identidad de Bruno Díaz o Clark Kent, así como si nada, de manera casual, y encima saber que es vecino de uno.
Sin salir del asombro empecé a rememorar recuerdos y situaciones, exactamente de cuarenta años atrás cuando conocí por primera vez al hombre que ahora conocía por segunda...



1974 - Escuela República de Panamá, Villa Devoto

Después de pasar toda mi vida escolar, hasta ahí, en la misma escuela, al terminar quinto grado me sacaron del colegio que me vio nacer y me trasplantaron de mala forma a uno nuevo.
Tenía que empezar a viajar solo en colectivo (el 123 que unía Palomar con Chacarita era imposible a las siete y media de la mañana) y enfrentarme por primera vez a encajar en un grupo que no conocía, después de haber pasado seis años siempre con los mismos compañeros.

La experiencia fue todo lo mala que pudo ser. El mundo me aplastó con todo su peso, en gran parte en la persona de un tal Juan Kleinnman, que mentía tener once años como los demás (el bestia parecía de diecisiete) un sujeto desgarbado, alto, con cara de dormido y la cabeza llena de rulos desordenados al que el primer día apodaron "El Preso", por su idéntica similitud con el célebre personaje de Vicente La Rusa.
Lo único que ese cambio trajo de bueno es que allí conocí a quienes serían mis dos inseparables y entrañables amigos de la vida hasta que cosas de mujeres nos separaron para siempre: Martín Barracosa y Carlos Surra.

Martín era nuevo como yo, pero como era un traga de aquellos los más vagos de la clase se le acercaron y lo incluyeron en su grupo para contar con él al momento de armar los equipos de estudio para el resto del año.
Carlos era un veterano; llevaba años de compartir aula con el resto, era uno más y contaba con la anuencia de la mayoría. Hincha de Boca y de Atlanta, jodón, simpático y ocurrente, tenía su lugar asegurado.
Yo cargaba con todo lo malo que el resto se había sacudido de los hombros...


Llega un día Martín al colegio y me comparte las novedades del fin de semana. Sus padres trabajaban en el centro. Hacían Malaver-Retiro en tren todos los días y por ser lectores consumados, siempre disponían de material renovado para matar el tiempo.
Saca entonces mi amigo de su portafolios una revista de historietas para adultos y me la muestra diciéndome que la estuvo hojeando y que estaba imperdible.
Uno de los primeros personajes que me llamó la atención era un morocho de cara cuadrada, bigote espeso que escondía parte de la boca y cabello abundante peinado de costado.
Se llamaba Zero Galván, bien macho latino, y era un teniente de los jodidos que tenía el Precinto 56 de la Ciudad de Nueva York. 
La escribía un tal Ray Collins, a la postre el más admirado guionista del cual me hice incondicional a partir de allí y hasta bien entrados los ochenta.
Jamás sabría nada de él, más que su producción en las revistas de Editorial Columba y Ediciones Record... hasta encontrar su foto y asociar rostro, nombre real y seudónimo, cuarenta años en el futuro.

Ray Collins era un tal Eugenio Juan Zappietro, célebre guionista de quien yo quedaría prendido por muchos años, vecino del barrio y habitante de una casa que estaba a no más de un tiro de piedra de la mía...




Septiembre de 2014

Luego de un paréntesis de cuarenta años, Ray Collins (¿o era Eugenio Zappietro?) me miraba desde la pantalla de mi computadora gracias a una foto que Marcelo Benini había elegido para ilustrar la nota que encabezaba el número de septiembre del Periódico.
No salía de mi asombro.
Algunas veces me ocurrían cosas así en mi vida. Cosas extrañas de explicar y de entender... ¿Qué o cuantas posibilidades hay que un desconocido, solo un nombre al pié de página, a quien uno admira aparezca cerca de nuestro lugar cuarenta años después?
Pocas, creo. Deme la derecha de que al menos es curioso.
Leí la nota varias veces. Varias veces. Y entonces salí a ver si encontraba al hombre detrás del personaje que había llenado días y noches de lectura con sus historias y sus personajes.


La Persona Detrás del Personaje

Cuenta la leyenda que Eugenio Juan Zappietro nació en Buenos Aires, creció en San Martín, estudió dactilografía y entró a la escuela de oficiales de la Policía Federal por "sugerencia" de su padre. De allí se retiró años más tarde con el grado de Comisario Inspector y luego le encargarían la dirección del Museo Policial que está en la Calle San Martín del microcentro porteño.
Pero todo esto es lo común que se espera de una persona y su trayectoria, su vida. La cuestión para nosotros pasa por otro lado.
Zappietro, dicen (yo no lo comprobé de primera mano), arrancó por pedido del mismísimo Hugo Pratt quien le pidió que escribiera un policial que terminó siendo Precinto 56. De ahí en más, no voy a entrar en detalles tediosos, el hombre aporreó la máquina de escribir hasta aburrirse, generando páginas sublimes del entretenimiento local desde varias vertientes.
Escribió crónica deportiva, fotonovelas, cuentos románticos en "Para Ti", fue guionista de televisión desde la época de una de las telenovelas que marcaron hito en la historia de la televisión nacional: "Hombres y Mujeres de Bronce" una historia que transcurre en la Buenos Aires colonial y que tenía una ambientación de época y un reparto de la hostia.
Emitida en 1967 contaba con un elenco que tenía a Luis Medina Castro, Walter Vidarte, Perla Santalla, Selva Alemán, Hugo Caprera, Susana Rinaldi y Sergio Renan... Y una perlita.
En la base de datos global del cine y la T.V. de la cual es propietaria Amazon.com y creada en 1990 por Col Needham, los registros correspondientes a la novela le otorgan los créditos de guión a nuestro querido Eugenio Zappietro (Ver) ¿Qué tal?
                                          A partir de la década de los sesentas, Zappietro empezaría a desandar una larga lista de historias y personajes a los cuales daría vida por espacio de más de treinta años. Para precisiones, que mejor que conocerlas de primera mano en la nota que Benini le hiciera para el diario

Águila Negra, Henga, Precinto 56, Skorpio, Hor son algunas de las creaciones a las cuales les dio continuidad en el tiempo; a ellas deben sumarse la inagotable lista de unitarios que ilustraron las publicaciones de Columba y de Record durante los años de furor de la historieta nacional.
Como si eso fuera poco, en 1983 en Italia (lugar en el que se reverencia a varios guionistas, entre ellos Zappietro) se filma "Yor, El Cazador Que Vino Del Futuro" basado en un serial del cual "Collins" es el autor: "Henga" y luego "Hor" hijo de aquel. Una vez más IMDB hace honor a lo justo y lo menciona en los créditos como coautor del film.

Afiche de cine de la película, en el cual se puede apreciar el nombre
artístico de Eugenio Zappietro como autor de la obra en la cual se basa
el guión del film.

Versión VHS de la película.


Es bueno aquí hacer un punto e ilustrar a los más jóvenes. Antes de Internet, la información al segundo y la vida globalizada, la gente de esta parte del planeta leía y mucho. Los kioskos de diarios y revistas estaban abarrotados de publicaciones, nacionales en un ochenta por ciento, que iban desde revistas infantiles, historietas, automovilismo, deportes, fútbol, cine, televisión hasta enciclopedias en fascículos, fotonovelas y revistas para la mujer de las cuales no había menos de cuatro o cinco semanales y de tiradas continuas a lo largo de los años.
Mucho más cerca en el tiempo, en nuestros días, aparecen tres novelas del autor basadas directamente en su personaje más célebre, el Teniente Zero Galván. La última de reciente aparición y que ya tengo en gatera para leer.
En medio de ese entorno fértil y vigoroso Zappietro despliega toda la capacidad que Pratt supo ver en su letras y enamora a miles de lectores edición tras edición mientras el hombre detrás del seudónimo cumplía con su deber...
Nunca mejor aplicada la frase...


 



Fotografía propiedad de El Identikit.

Diciembre de 2014

Cómo se logró no viene a cuenta. Falta menos de una semana para la Nochebuena y yo me estoy dando el enorme gusto de compartir unos mates con mi admirado escritor, disfrutando de una charla amena que recorre décadas de historia en las cuatro horas que gentilmente me dedicó.
Si hasta hoy, siendo un seudónimo a pie de página, el hombre me parecía enorme, después de la charla me resulta gigante.
Tiene la deferencia de haber leído mi novela y muchos de mis artículos publicados en el blog. Me felicita, me elogia, me alienta a seguir escribiendo y me muero de vergüenza volcándolo acá porque, en parte, me parece un deshonor mencionarlo. Pero lo hago solo por un buen motivo: si me voy de esta vida antes de lograr parecerme aunque sea un poco a mi querido Ray Collins y nadie me conoce, al menos me iré con la satisfacción enorme de haber recibido su vista, su consejo y su aliento. Y con eso basta y sobra.

Y a usted Maestro, ni por las tapas se me ocurriría contar una línea de las cuatro horas de charla que tuvimos, solo me resta el agradecimiento enorme y eterno por tanta humanidad, por tanta simpleza (esa que tanto falta hoy día) y por el inmenso gesto de haberle abierto las puertas de su casa a un ignoto lector de once años que lo ha tenido presente, nada menos, que en los últimos cuarenta...
Perdón... ¿de once años, dije, cuando ya pase los diez lustros? Sí, es así. El que escribe esta nota es ese chico que aún corretea por mi interior y cada día que nos levantamos me susurra al oído... "Nunca dejes de ser niño"

Mi afecto para con usted Eugenio... Siempre.



viernes, 2 de enero de 2015

"Regreso al Planeta de los Simios" (1970)




video

Las primeras imágenes remiten al final de la aventura anterior. En una playa alejada la doctora Zira y el doctor Cornelius tienen  las últimas palabras con el astronauta Taylor antes de que éste se aleje a caballo junto con Nova, la joven de la cual se enamoró.
El Ministro de Ciencias Zaius yace atado y trata de hacer entrar en razón al humano y a sus colegas. Inútil; Taylor tomó su decisión y va sobre la Zona Prohibida para encontrarse, como dirá Zaius más tarde.

Así arranca la segunda entrega de la saga que muestra a los simios dominando el planeta y cuya fascinación llega hasta nuestros días con la propuesta que re lanzara Tim Burton en 2001. A partir de allí, cada vez que se volvió sobre la idea el resultado fue mejor. 
"Rise of The Planet of The Apes" resultó una sorpresa combinando realización con un guión excelente y unas actuaciones de antología. Su continuación de 2014, "Dawn of The Planets..." no me resultó tan buena como esperaba aunque me gustó. Habrá que esperar a la siguiente entrega para ver como en esta nueva versión, los simios se convierten en lo que ya todos conocemos cuando domina en definitiva al humano.
Pero para hacer justicia debemos ir por obligación a cuarenta y cinco años atrás, nada menos, para entender el fenómeno y valorar el hecho de que en épocas lejanas del cine, y sin la ayuda de los CGI y demás efectos, también se hacían obras maestras que perduran hasta hoy.






"Back In Time"... Dr. Emmet Brown.


Internet es amplia. Si buscamos "mirar de todo", encontraremos de todo... Entre "todo", estarán nuestros mencionados simios, los de antes principalmente...
Una de las primeras perlitas con las que nos encontramos en los títulos (me encanta hacer ésto) es que encontramos a Sal Mineo, Victor Buono y a Michael Emmet Walsh entre los actores del reparto. Como plus de la nota aportaré que Sal Mineo es nada menos que el compañero de James Dean en "Rebelde Sin Causa" entre otros notables papeles.
Un desconocido Víctor Buono. 
A Victor Buono lo recordaremos por el hilarante Rey Tut del "Batman" de Adam West, el profesor de arqueología egipcia que un golpe en la cabeza le hacer creer que es la encarnación del famoso Tutankahmon; además de jugar el papel de un científico malvado en "El Hombre de la Atlantida".
Y M. Emmet Walsh es una cara archiconocida en los repartos de muchos de los filmes que hemos visto a diario en los últimos cuarenta años; solo que no reparamos en él.

Cuando el director empieza a narrar la historia que nos ocupa, lo primero que vemos es una nave similar a la que transportaba a los anteriores astronautas. Está siniestrada, y de sus dos ocupantes solo uno sobrevive. Brent, el astronauta en cuestión, fue enviado a seguir la pista de Taylor, a quien se tiene por desaparecido. Cuando se introducen por el mismo vórtice espacio temporal que atravesó aquél, terminan en ese lugar inhóspito, sin saber a ciencia cierta cuál es.
Brent y Nova... Así cualquiera se prende en una fuga.
El único dato certero del que disponen es que la última lectura de los instrumentos de a bordo marcaban el año 3955 como el punto presente en el tiempo. Más de dos mil años en el futuro desde el momento en que la misión fue lanzada.
Nova encuentra a Brent, y el punto que hace que ambos se unan a partir de allí son las placas de identificación que llevan colgadas: Brent tiene las propias, Nova las de Taylor. Brent tiene allí la primera pista que puede llevarlo hasta su compañero.
Como Nova no habla, Brent no se entera de lo ocurrido; pero el espectador sí. Un pase atrás permite ver lo que encuentran ella y Taylor al entrar a la Zona Prohibida. Hay esperanza de que Taylor aparezca.

Después de andar y andar, Brent y Nova llegan a la ciudad de los simios. Nova la conoce, vivía allí y sabe donde ir. La casa de Zira y Cornelius es el destino. En este punto Brent puede empezar a armar un poco del rompecabezas que tiene entre manos.
General Ursus
Hay simios pacíficos y reflexivos, dotados de un intelecto superior, que son los chimpancés. Los que ostentan las armas y ocupan cargos militares (eterna metáfora de la historia humana) son los gorilas; intolerantes, agresivos y violentos, éstos son los que aprovechan la docilidad y la fuerza bruta de otra sub especie que dirigen a gusto: los orangutanes. Así está organizada ésta sociedad puesta de cabezas a los ojos del asombrado astronauta.
Los gorilas exponen frente al Consejo la necesidad de invadir la Zona Prohibida. El lugar fue evitado por siglos, pero la llegada del humano abrió la necesidad de traspasar los límites. Y ahora que se sabe que el lugar esta habitado, se impone la obligación de saber por quién y por qué, los simios son regentes de esos territorios y no van a entregarlo a cualquiera.

Brent y Nova no tienen descanso. Luego de ser atrapados y escapar de forma reiterada, alcanzan los límites de la Zona Prohibida y se adentran en ella, antes de ser alcanzados por las huestes del General Ursus que van a la invasión.
"Éste lugar lo conozco..." Debe pensar Brent al ingresar por la abertura que lo
lleva a las entrañas de la Zona prohibida.
El lugar por el que se introducen en el mundo oculto bajo la tierra es todo un simbolismo. Una escalera se abre ante ellos luego de sortear las fauces de la entrada de una caverna medio oculta. A Brent el ambiente le resulta vagamente familiar. Un hall se abre al pié de los escalones que recorren a paso rápido. Algo llama la atención del hombre. 
Sobre una pared, lo que queda de un teléfono público asoma entre polvo y restos de pared derrumbada. Un poco más allá un cartel revela la ubicación donde se encuentran, aunque es difícil de creer para el sacudido rubio que viene de mal en peor: "Queensboro Plaza" se lee entre pequeños azulejos que aún tapizan las paredes.
En busca de la Zona Prohibida. Tiempos en los que todavía, para mostrar
una multitud, se requería de extras verdaderos en lugar de actores
generados por computador. En todos los filmes de la saga se
aprecia gran despliegue de producción en ese sentido.
Se trata de una estación del Metro de Nueva York, punto de encuentro de varias líneas del subterraneo. Las pruebas empiezan a sumarse de forma apabullante y Brent cae en la cuenta de que la raza humana sufrió un destino trágico.




Fotogramas propiedad de http://www.gonemovies.com/



Presagiando Un Final Anunciado


El desenlace se pre anuncia con los descubrimientos que Brent va haciendo y que yo no voy a revelar aquí para desilusión de los lectores. Invito mejor a que busquen y vean el filme, vale la pena.
Y lo que refuerza ésta idea es que, salvando las distancias técnicas, la película es tan actual, vigente y fresca, como la mejor de las que vemos a diario. Es más, hay tanto bodrio dando vueltas que es maravilloso ver como después de 45 años "Beneath..." goza de buena salud y es factible de disfrutar y valorar al máximo.


La prueba que Taylor necesitaba para entender dónde estaba
(Fotograma propiedad de http://www.gonemovies.com/)

El guión, los planteos y las actuaciones (salvo contadas excepciones y detalles) todavía son válidas después del tiempo transcurrido. Pensar que la historia es de plena época de guerra fría, Muro de Berlín y Vietnam, cuando la raza humana se sentía al borde del holocausto nuclear. No es casual su planteo.
Como tampoco es casual una marcha pacifista con la que Zaius y Ursus se encuentran al iniciar la marcha para llegar a la Zona. Como en la realidad ocurría, y ocurre aún, los manifestantes son observados primero para ser apaleados, dispersados y detenidos después. Cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia.
Puntos altos e impactantes, siempre posicionarse en la época, la visión de la Biblioteca Pública de Nueva York y la Bolsa de Valores en ruinas, enterradas bajo escombros y los restos de una ciudad sepultada, con vehículos, ómnibus y rastros de lo que una vez fue la vida allí. 
Allí Brent encontrará a los últimos sobrevivientes de lo que fue la raza humana en el último estadio de su evolución, previo a su desaparición definitiva.
La saga simia no se agota aquí en absoluto. Otras entregas siguieron a ésta y con suerte favorable y redoblando la apuesta hasta llegar a la televisión en formato de serie, marcando el punto más alto de un negocio que redituó enormes beneficios durante los casi diez años de duración.
En siguientes entregas pasaremos revista a cada una de esas entregas hasta llegar a la serie que en nuestro país se estrenó en la segunda mitad de 1976 y cosechó sus buenos puntos de rating.
Y como siempre, para cerrar, algunos extras para disfrutar.
Hasta la próxima.


Un alto en la filmación y refrescándose (Propiedad de 20th Century Fox)


Vestuario de los primeros filmes de la saga.

Y aquí, un adelanto de lo que va a venir en próximas entregas. 
El trailer de la tercer película de la saga que será
el tema de la próxima nota dedicada
a saber más de el universo de "The Planets of Apes".


video



jueves, 1 de enero de 2015

¡¡BIENVENIDO 2015!!






Junto a los amigos de siempre, a estos que entraron en nuestras vidas hace cincuenta años y no se fueron nunca más y a los que se fueron sumando, a la familia y los afectos levantamos las copas brindando por un 2015 exitoso, próspero, cargado de sueños concretados, de proyectos, de metas e ilusiones renovadas, para que se agranden las familias, para que haya muchos festejando recibirse en una carrera, por los negocios que se van a abrir, por los que van a conseguir ese trabajo que desean, por la salud y por una vida más segura y unida, sin tanta división estúpida ni visiones maniqueas, vaya desde aquí los deseos de buenos augurios para todos y que ésta manía de escribir no se corte!!!!!


FELIZ AÑO NUEVO
2015
PARA TODOS...!!!!