miércoles, 29 de marzo de 2017

1990 "It" - "It" 2017... A Ver Si Le Hacemos Justicia...








El libro fue una de las más grandes genialidades escritas en la historia de la literatura de terror a nivel mundial.
Como antecedente, solo podemos citar dos títulos cercanos que cerrarían la triada fundamental del genero en lo contemporáneo: "El Exorcista" de William P. Blatty y "La Profecía" de David Szelter.
Y, por supuesto, ubicando a la más grande historia de terror fantástico de todos los tiempos presidiendo el gran trono por sobre estas tres genialidades: El "Drácula" de Bram Stoker.






Ahí nomas, como escudero fiel que guarda el sitio y vigila que nadie toque al Rey y al Triunvirato, esta otra obra de King que supo tener su momento de gloria y ganarse un lugar en el Salón de la Fama: "La Hora del Vampíro" que en una insuperable versión para T.V. se inmortalizó no solo en el papel sino también en las pantallas de todos los televisores de quienes vimos su estreno allá por 1979 en Canal Trece.

Pero esta vez, es como si se buscara reivindicar a la genialidad. No digo que la versión de 1990 no fuera digna; pero ahí no más. Sin sobrarle nada.
Ésta, la de 2017, parecería levantar y plasmar el espíritu del libro con más fuerza, con más profundidad, con más terror. Porque si de algo se trata el terror verdadero, el que te eriza el vello, el que te hace ir a prender la luz en medio de la película, no tiene que ver con efectos especiales, ni con chorros de sangre saltando de la pantalla, ni con miembros regados a través de un escape desesperado por los pasillos de una casa abandonada... el verdadero terror es el que se te planta frente a frente cuando te dicen algo que va directo a tus más íntimos pensamientos, esos que solo vos conoces y que querés mantener a resguardo, para que nadie los use en tu contra ni para que ellos mismos se den cuenta de que les temes...

Ahora, casi veinte años después del original, estamos a punto de comprobar si esta vuelta se hará verdadera justicia o si se repetirán errores como otras tantas veces se han cometido.
Espero que no.

Si no, la maldición del payaso monstruoso se hará carne en sus peores pesadillas y caerá sobre los insolentes que osen faltarle el respeto a la obra del maestro (King, para más datos...)
He dicho... y ahora, "disfruten" (si pueden) de una pequeña dosis de lo que sufrirán cuando la peli se estrene el 8 de septiembre de 2017.



video


sábado, 4 de marzo de 2017

El Último Bond del Milenio



Las fotografías que incluyen texto pertenecen a la revista "Fotogramas" de España, 
en su número 1.874 del mes de Diciembre del año 1999






Fue el último Bond del milenio que vio nacer (¿Y morir?) al personaje creado por Ian Fleming.
Fue un buen intento por devolver a 007 a los orígenes desde los cuales su padre literario lanzó a la fama al agente con licencia para matar.
Fue a mi entender, y mal que le pese a quien sea, el último James Bond verdadero, original, con garantías de marca y con respeto a la formula iniciada en "Dr. No", que supimos conocer. 
Después de éste, ya lo dije en otra nota de este mismo blog, Bond ha muerto.



Último Tren a Londres...

En 1999 se estrenaba "El Mundo No Es Suficiente"; habiéndose agotado los libros originales y los cuentos que Fleming había escrito sobre el agente secreto, los productores se hallaban ante el dilema, ya desde "Goldeneye" no solo de crear nuevas aventuras y desafíos para él sino además de prepararlo para introducirlo en el nuevo milenio.
Los tiempos de Bond usando sombrero, nudos de corbata gruesos, cabello un tanto largo o haciendo proezas increíbles se habían acabado. La tendencia marcaba que un espía moderno estaba inmerso en un mundo diferente, marcado por la caída y desaparición de la Unión Soviética, el surgimiento de terroristas musulmanes y los conflictos abiertos pero circunscritos alrededor del mundo.
Entonces, primero en "Goldeneye" lo enfrentaron a un agente renegado que pretendía crear el caos económico friendo todos los circuitos electrónicos existentes en Inglaterra. Más tarde, en "El Mañana Nunca Muere", debió detener a un loco que, a falta de calamidades para comunicar, intenta generar una guerra entre China y Gran Bretaña. 
Y a éste momento de fin de milenio, los villanos de "El Mundo No Basta" intentan inutilizar una enorme superficie del Bosforo para que la única forma de transportar petroleo de Oriente a Occidente sea a través de oleoductos propios que recorren las tierras de la antigua Media Luna Fértil.
Bond se despide del siglo que lo vio nacer de manera rimbombante, orgulloso, rampante como un Cid y campante hacia un nuevo milenio. Nada menos..



Pierce Brosnan, irlandes, nacido en mayo 16 de 1953, le puso el cuerpo a Bond en cuatro oportunidades. 
La primera fue pasable, pero con mucho para mejorar, en 1995 cuando se presentó "Goldeneye"; la segunda, mucho más digna, sólida y bien traída, fue "El Mañana Nunca Muere" en 1997; la tercera es la que nos ocupa, sin dudas la expresión mejor lograda de su interpretación de Bond, no solo por su trabajo sino también por la historia mejor escrita y planteada, bien en las líneas de un Bond clásico tanto en acción como en conflicto y aventuras. 
La cuarta, lamentablemente, es la típica película que todo actor tiene en su carrera de las denominadas "No tenias que filmarla".
De Bond hablando, cada actor que lo personificó tuvo la suya: Connery, "Los Diamantes...", Moore "En La Mira De Los Asesinos", Craig "Quantum Of Solace" y Brosnan "Otro Día Para Morir".
Si su participación en Bond hubiese acabado aquí, pasaba a la historia como el más equilibrado. Cosa que le ocurrió a Dalton, cuando luego de dos cintas bastante parejas se retiró y nadie tiene nada para reclamarle.

Volviendo... "El Mundo No Basta" toma su nombre del lema que figura en el escudo de armas de la familia Bond. Este aparece en "Al Servicio Secreto De Su Majestad" la película de 1969, única protagonizada por George Lazenby, en la cual Bond saca a flote cuestiones de heráldica familiar para acercarse al escurridizo Blofeld. En el mismo se lee "The World Is Not Enough", y es solo una excusa para presentar los títulos y ya. El resto de lo que el filme contiene está unido por Bond en sí mismo y una misión que tiene mucho de personal.
Ya en el inicio del filme se nota que este tercer Bond de Brosnan es heavy, tiene pocas pulgas y reivindica la licencia que lo presenta como un asesino a sangre fría. Esto no se veía desde Connery, en sus primeros tiempos. Otra característica que muestra, es que Bond no solo es falible; además sangra, se lastima y puede perder en una pelea. El porrazo que se da cayendo del globo en el que la Cuccinotta se escapa es más que prueba. El transcurrir del film hace honor a la formula Bond más clásica: sitios exóticos o personales como el castillo donde el MI6 muda sus operaciones después de la bomba que mata a King, los cambios de escenarios. Saltamos de Londres a Escocia, de allí a Azerbakian, sus campos petrolíferos y sus picos nevados, donde Bond y Elektra hacen gala de sus habilidades de ski, Estambul, El Bosforo, los casinos, el complejo de silos para misiles ICBM abandonados por los soviéticos y el gran final a toda orquesta escapando de un submarino nuclear en las profundidades del Mar Caspio... ¿Qué más necesitan para reconocer un Film Bond? 






Brosnan se siente cómodo con este Bond. El personaje, el papel, la interpretación le calza a medida. A veces, hasta sobra la situación y sobreactúa algunos tics propios que le imprimió a 007 como aporte personal. La manera de caminar, la forma de pararse, el acomodarse la corbata o el saco, el bajar de un auto o el mirar sobrador a quienes tiene enfrente, hacen de este Bond algo tan atractivo como repelente: el tipo es un violento, un abusador que hace gala del poder con el que va por el mundo atropellando todo y no le importa ¿A quién no le gustaría por un momento hacer lo mismo?Y para que Bond se luzca mejor es imprescindible que el villano, la heroína y la acompañante del malo estén todos a un mismo nivel. Y acá no desentonan. Durante gran parte del film hay alguien que se mueve en las sombras; Bond inicia recuperando un dinero que viene con mala historia. No se sabe bien para que se usó; aparentemente alguien estaba comprando secretos nucleares rusos vendidos al mejor postor. Hay un secuestro en el medio, un terrorista que viene siendo perseguido por medio mundo y al cual el MI6 no le puede dar caza. Y como si esto fuera poco, dentro del propio edificio del MI6 en Londres matan al dueño del dinero cuando los billetes explotan, convertidos en bomba a partir de ser tratados con químicos fertilizantes. El eje de la cuestión es la propia hija del magnate asesinado. Elektra King es ahora heredera de un imperio basado en el manejo de vastos campos petrolíferos y su transporte de Oriente a Occidente a través de un increíble y largo oleoducto que atraviesa países a su paso. El MI6 cree que su antiguo secuestrador, el terrorista Renard, a quien los británicos no pudieron asesinar en su momento, ha vuelto a las andadas solo que esta vez el objetivo no es la chica sino el petroleo.










Bond viaja a Kazajistán, un país de la antigua Unión Soviética ubicado en el centro de Asia y por encima del Mar Cáspio para iniciar su pista pegándose a Elektra para protegerla y a la vez esperar a que Renard se presente y así poder atraparlo. Pero las cosas no salen como se esperan. Bond falla (¡Qué pasó!) y el malo escapa. Y no solo eso... en el camino descubre que al parecer es víctima de una mejicaneada; los buenos no son tan buenos y los malos son muy malos. Alguien le esta tomando el pelo y haciendo cosas a sus espaldas.
Para colmo de males todo se complica y se acelera cuando M, perseguida por la culpa de malas decisiones tomadas en el pasado que impactaron en la pobre Elektra, decide salir de Inglaterra para hacerse presente en el lugar de la acción a pedido de la mujer que señala a Bond como inoperante.
Las consecuencias son terribles: cuando se caen las máscaras y cada cual revela su juego, M es hecha prisionera, Bond es sacado del juego y el Estrecho de Estambul está a punto de convertirse en un cementerio nuclear que impedirá por décadas ser transitado.










El último Bond del milenio puede citarse como correcto. Es la culminación de un proceso iniciado cincuenta años atrás y que, con altos y bajos, se ha mantenido equilibrado a lo largo del camino, ha sido parejo, prolijo.
Lamentablemente, dieciocho años después de aquel diciembre del estreno de "El Mundo...", hoy
vemos que el concepto ya no existe, se resignificó a medida de los tiempos que corren y su esencia se trocó en algo más acorde a lo que el mundo consume hoy. Otros tiempos, otros gustos, y lo que es fundamental y determinante, otras mentes, otras gentes... Ciertas convenciones, ciertos parámetros, ciertos valores, hoy ya no perduran como antaño. Lo que cinco décadas atrás perduraba intacto en los siguientes años, hoy no duran ni un par de meses. La velocidad de lo inmediato, de lo efímero, de la consecuencia de un bombardeo consumista que no tiene límites ni desaceleración.
Hoy vemos un Bond andrógino. No se parece a sí mismo. Tiene demasiados atributos copiados de otros contemporáneos (Jason Bourne, Ethan Hawk, Frank Martin) y perdió la fibra. Pedir un Vodka Martini, vestir un tuxedo y lucir un Brioni no es solo ponerle el cuerpo, requiere alma también, intuición, manejo, "angel" y Brosnan tenía todo eso, por ello el smoking, la Walther y el silenciador le quedaban tan bien.


Pero bueno, es lo que hay. Y si queremos volver a las fuentes, siempre tendremos la tranquilidad de refugiarnos en las novelas o en los filmes que en diferentes formatos según los tiempos que corran, serán los depositarios del Legado Bond acuñado durante el milenio pasado.
Quien lo hubiera dicho... Un salto de milenio unido por un personaje famoso y nosotros con el privilegio de ser espectadores de ello...